flechita_iqz
flechita_der

Pobres perspectivas para la campaña triguera

Los productores agropecuarios siguen especulando con el mercado y las futuras resoluciones del Gobierno para decidir la siembra en las zonas trigueras más fuertes del país.

Página sin nombre

A pocos días del inicio de la siembra de trigo en la región núcleo, se observan perspectivas desalentadoras; el cultivo que genera al productor entrada de dinero a fin de año, podría tener una caída en el área de siembra respecto a la campaña 2008 que, según indican los pronosticadores, sería histórico en el país. El trigo es un cultivo de vital importancia en la sustentabilidad de esquemas agrícolas en siembra directa. La disminución del área está provocada por diferentes factores económicos de producción, mientras que las retenciones que el grano sufre en su exportación, resulta ser un factor considerable de ese recorte.
Es muy difícil saber actualmente la intención de siembra. Aún las condiciones de sequía ejercen una gran influencia en la decisión; en algunas regiones subsiste el problema de falta de agua en el perfil del suelo y los rindes de la cosecha gruesa resultan menores a lo esperado; además, el mercado de alquileres está muy parado, por lo que se estima que recién en los próximos días comenzarán a definirse esas intenciones por parte de los productores trigueros.
Panorama incierto
En virtud de la situación, el ingeniero agrónomo Omar Polidoro, del área de trigo del INTA Pergamino, dijo a Nuevo ABC Rural que en reuniones mantenidas con especialistas de la institución, observó que “este contexto de incertidumbre en el sector se está dando en todas las regiones del país y las razones de esa desconfianza son varias”.
La baja rentabilidad obtenida con la cosecha gruesa y la disminución en la producción de trigo en la temporada 2008 son las conjeturas que evalúan los productores a la hora de pensar en un cultivo de invierno, como éste, que además mantiene una estabilidad negativa en los mercados.
Para una siembra eficiente y un manejo óptimo del cultivo de trigo, la utilización de tecnologías suena como algo indispensable si se pretende obtener resultados rentables. Esto debe comenzar desde la base, razón que obligará al productor a implantar una variedad de semilla adecuada y a prolongar el manejo con el empleo de insumos tales como fertilizantes (en altas dosis) y agroquímicos para control de malezas e insectos.
Los aspectos con los que el productor deberá ser cuidadoso son la fertilización nitrogenada y la cosecha, ya que ambos influyen en la calidad del producto final. Es importante saber que se exige que el grano cosechado tenga un determinado rango de proteínas, elevado poder germinativo y ajustado calibre.
“Como promedio, dejando de lado los resultados de los análisis de suelo, hay que agregar como mínimo 100 kilos de fosfato diamónico o monoamónico y entre 200 y 300 kilos de urea para apuntar a un cultivo que obtenga un rendimiento mayor a 50 quintales como los que se registraron en el año 2007; este sistema tecnológico indispensable representa para el productor un desembolso importante de dinero desde la base, que es la implantación, hasta la cosecha” comentó Polidoro.
De todos modos, el profesional del INTA confía que acercándose la fecha de siembra, los productores van a decidir implantar trigo ya que en la actualidad se puede generar un barbecho químico rápido, con máquinas de alta autonomía, por lo que en una semana es posible organizar la siembra.
“El productor necesita hacer trigo para compensar la pérdida económica que produjeron los malos rendimientos de la cosecha gruesa; aunque si no tiene reservas económicas el esfuerzo será doblegado por esa mala campaña”. Del mismo modo, Polidoro consideró que será difícil que se lleguen a sembrar las “5 ó 6 millones de hectáreas que habitualmente se sembraron en la Argentina”. Cabe recordar que el área destinada a ese cultivo ya había sufrido un fuerte freno el año pasado, cayendo de 5,6 a 4,5 millones de hectáreas en tanto que la producción se recortó un 50 %, disminuyendo de más de 16 millones en la campaña 2007/2008 a menos de 8,5 millones de toneladas en el período 2008/2009, según informó Aaprotrigo. (Ver gráfico).

Otras alternativas
Según comentó el ingeniero Juan José Cavo, responsable del INTA Junín, las expectativas de siembra de trigo fueron escasas en los últimos meses aunque sostuvo que todos los años “ocurre lo mismo”; sin embargo reconoció su mayor preocupación para esta campaña.
“Los productores deciden implantar el cultivo a fines de mayo y principios de junio pese a todas las versiones que se puedan escuchar mencionando fechas anticipadas; es habitual que espere hasta último momento, observando cuáles son las reglas de juego en el mercado, antes de iniciar los trabajos de siembra”.
Cavo sostuvo también que las expectativas de siembra no sólo mermaron para el trigo, sino también para otras alternativas productivas, como la cebada cervecera y la canola. “En el caso de la cebada, actualmente se maneja por un cupo que otorgan las malterías y la canola tiene como su mayor limitante la época de siembra, por lo que creo que en última instancia el productor puede volcarse al trigo, a pesar de todo” sostuvo.
Además subrayó que en la zona de influencia del INTA Junín nunca se sembraron más de 14.000 hectáreas de cebada cervecera, que “en la actualidad se cultiva con las misma técnicas de fertilización y producción que el trigo, por lo cual no existe un ahorro de dinero importante y al final del año las ganancias son las mismas que se obtienen con el trigo, eso siempre y cuando el clima acompañe” continuó el especialista.
En cuanto al cultivo de colza, la difusión que tiene por estos días, ejerce presión sobre la decisión de los productores que buscan innovar adoptando un cultivo que tiene como atractivo que puede implantarse desde el 15 de abril al 15 de mayo. De todos modos, el ingeniero agrónomo Daniel Schön, de Nufarm Argentina, empresa que tiene su propio programa de colza en el país, consideró que “esta oleaginosa no debe sustituir al trigo, sino que tiene que ser otra alternativa de siembra que pueda conocer el productor”.
Actualmente se espera un incremento importante en el área de siembra en el norte de la provincia de Buenos Aires, liderado por la fuerte oferta de la empresa Agronort S.A., que distribuye la semilla de Nufarm, bajo la marca comercial Nuseed, complementado por el apoyo técnico de la compañía para brindar asesoramiento al productor.
Por último, además de la siembra de cebada cervecera y colza como reemplazo del trigo, también pueden considerarse una alternativa los cultivos de cobertura (CC) cuyo objetivo no es la obtención de grano, sino lograr mejores planteos tecnológicos para el futuro del lote (ver cuadro “Cultivos de cobertura como alternativas”).
“Tres años de intervenciones en el mercado que fueron nefastos”
El titular de Aaprotrigo, Santiago Cameron, en diálogo con Nuevo ABC Rural, puso como principal causa por la disminución del área de siembra, a las “políticas erróneas” que el Estado comenzó a aplicar en mayo de 2006 para mantener estable el precio del pan; medida que - según el dirigente - fue equivocada ya que actualmente el alimento más común en la mesa de los argentinos cuesta un 50% más que en esa época.
“El precio del trigo –explicó- tiene poca incidencia en el costo final del producto; cuando uno compra un kilo de pan, está adquiriendo la misma cantidad de trigo, que cuesta entre 45 y 50 centavos. En cualquier panadería el pan vale 5 pesos, de los cuales solamente 50 centavos vuelven al productor; el resto forma parte de los servicios e intermediarios. El Gobierno ‘parece’ que desconoce esta situación y culpa a los mercados trigueros para intervenirlos, logrando destruir el sistema productivo triguero en nuestro país”.
En relación a las reuniones que la Mesa de Enlace mantuvo con el Gobierno, opinó que no es fácil llevar a cabo un diálogo fluido con quienes nos gobiernan y que el rol de los dirigentes agropecuarios es “difícil y para compadecer”.
“Creo que antes de discutir retenciones hay muchas cosas importantes que hacer en materia de trigo y la Mesa de Enlace lo sabe bien; necesitamos el registro abierto, cambiar o mejorar la resolución 543 del Oncca que dificulta el comercio internacional y por ende el precio base en la Argentina, entre otros aspectos sustanciales antes de hablar de porcentajes de retenciones”.
“La preocupación comienza a verse, al encontrarnos otra vez con un otoño donde se manifiesta una merma en la intención de siembra, con todo el daño que eso le significa al interior del país”.
El cultivo de trigo es demasiado importante como materia prima de alimentos básicos dentro y fuera de la Argentina. Es fundamental en muchas regiones del país donde se destaca como principal cultivo de la zona; es el sustento principal de muchísimos establecimientos que no tienen alternativa de siembra. Según Aaprotrigo, existen formas para que la gente de menos recursos pueda tener productos provenientes del pan a precios razonables y al mismo tiempo alentar la producción de trigo en Argentina y aprovechar este momento histórico en el mercado internacional y “es en función de eso que el Gobierno debe comenzar a evaluar su accionar”.

La peor en 100 años
No existen todavía estimaciones oficiales acerca del nivel de hectáreas que se sembrarían en esta campaña, aunque varios especialistas sostienen que podría ser la peor temporada en 100 años. Sobre esto, Cameron señaló que esta circunstancia se puede dar en tanto “el Estado se maneje como lo está haciendo”.
“La producción de trigo será pobre; el área a sembrar disminuirá y si el clima no acompaña las condiciones comenzarán a complicarse poniendo el riesgo también la calidad del trigo y el abastecimiento interno”, dijo.
“Hoy estamos ante un contexto complicado; el Gobierno intentó frenar las exportaciones con el objeto de asegurar el abastecimiento en el mercado interno pero todo parece girar hacia el lado contrario. Por las políticas intervencionistas, el productor dejará de sembrar trigo y eso pone en riesgo, no solamente la demanda internacional, sino también la oferta en el mercado nacional.
“Es triste que tengamos que hablar sobre un posible desabastecimiento cuando históricamente fuimos uno de los países más fortalecidos en materia de saldo de exportación agrícola” concluyó el titular de Aaprotrigo.

Fuerte caída en la demanda de insumos
Los distribuidores de semillas e insumos agropecuarios coinciden en afirmar que la demanda de semilla de trigo será inferior a la de otros años, pese a la caída que tuvieron los precios de los insumos, que para esta campaña costarán un 50% menos.
Los factores enumerados al comienzo de esta nota son determinantes para que la superficie decaiga respecto a temporadas anteriores, generando un futuro incierto en las zonas predilectas para trigo.El acopiador y distribuidor de semillas Héctor Castagnani, de la localidad de Chabás, Santa Fe, fue cauto a la hora de hablar, aunque señaló que “nadie comenta nada sobre el cultivo de trigo, los asesoramientos hacia los productores que en otras campañas eran constantes ya no lo son y el desinterés es claro”.
“Los productores quieren conservar el campo para realizar una buena implantación de soja de primera para no arriesgar demasiado, basándose en la temporada 2008, donde las pérdidas en trigo fueron excesivas y el valor que pagaron los molinos no fue satisfactorio”. Al mismo tiempo, Castagnani declaró que no observa por el momento “aumento en los precios de las semillas e insumos”.
Por su lado, el titular de la Federación de Distribuidores de Insumos Agropecuarios (Fedia), Roberto Coronel, destacó la importancia que tiene la baja en los insumos agropecuarios, que en el caso de los fertilizantes para el trigo es del orden del 50% respecto a 2008. “Según los datos que manejamos los fertilizantes tuvieron una baja considerable en el mercado mundial respecto a 2008 e incluso a 2007. El fosfato diamónico tuvo una disminución de precios del 50 %, en tanto que la urea cayó un 30%.”. No obstante eso, Coronel, sostuvo que a pesar de todo “los números siguen siendo malos para sembrar trigo”.
La disminución en los precios internacionales producto de la crisis financiera global y la caída del petróleo, entre otros aspectos, fueron los determinantes de los cambios. En el caso de los insecticidas y herbicidas se mantendrán con valores históricos, con una baja del 10% según manifestó el presidente de Fedia. Además reconoció un descenso del 40% en el valor del glifosato respecto a la campaña pasada.
Por su parte, el ingeniero agrónomo Gustavo Espeche de la firma Gesagro S.A, de Pergamino, detalló que “las bajas en los insumos no podrán reemplazar los problemas que aquejan al productor, comenzando por una importante deficiencia de agua en el perfil del suelo”; además coincidió que los “magros logros” en la cosecha gruesa inciden directamente en el “poco interés que hoy tiene el hombre de campo por implantar trigo”.
“Estamos en presencia de una campaña de soja histórica para el partido de Pergamino por sus bajos rindes, con resultados muy negativos. Veremos qué efecto puede causar en el ánimo del productor que tenía pensado sembrar trigo”, finalizó diciendo Espeche.

Moderadas intenciones de siembra
Como se explicó, es incierto el clima que vive el productor por estos días, con la siembra que debería comenzar en breve y las decisiones orientadas al mercado actual que es insostenible. Según un informe de Fedia, la entidad que agrupa a las agronomías y distribuidores de agroquímicos, semillas y fertilizantes de la República Argentina, el fenómeno se registra en la mayoría de las provincias.
En Santa Fe, la región más triguera del país, la producción no es rentable. Desde Rosario para el norte, el año pasado fue pobre la siembra y en esta campaña se espera la misma situación. En la zona de Venado Tuerto hasta Rufino y algo más al sur, a pesar de ser una de las pocas regiones del país donde se está cosechando de regular a bien, la intención de siembra para trigo bajará un 45% por la sequía existente y la falta de mercados de exportación. También lo que se llegue a sembrar será con menor tecnología, especialmente de fertilizantes, más allá de la baja en los precios de estos productos. Hay mucha incertidumbre, por lo que el productor se volcará más a la soja.
La situación será similar en Córdoba, donde en 2007 se habían sembrado 1.030.000 hectáreas, en 2008, 450.000 hectáreas y en la presente temporada las intenciones tienden a bajar más aún. Según Fedia, en esta región “los molinos compran trigo sin subsidios y luego exportan la harina sin interesarle que al productor no le llegue el precio pleno.”
En La Pampa puede haber intención de siembra, pero siempre y cuando se produzca un cambio climático importante, ya que únicamente así, se puede mejorar lo realizado el año pasado. El productor en general no puede esperar un año entero, por lo que si llueve, se arriesgará a sembrar trigo para contar con algo de dinero en diciembre. Por último en la provincia de Buenos Aires la superficie implantada con trigo bajó en los últimos años de forma alarmante. Muchas de las hectáreas que pueden ser reservadas para este cultivo, están esperando con urgencia las precipitaciones, de lo contrario, serán guardadas para soja de primera, cultivo que sigue ganando terreno también en esa zona. En caso de que en los próximos días se produzcan algunas lluvias, muchos productores volcarán su producción a cebada, colza o algún otro cultivo alternativo, sin descartar los de cobertura.

  Noticias Anteriores
  La Unnoba se sumó a desarrollos de la región
  Procedimientos administrativos en función de normas ISO
  Estudiar para ser profesional, sintiéndose como en casa
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

   
  Nuevo ABC Rural S.A.
Luzuriaga 222/224 l Pergamino l Buenos Aires
Telefax: (02477) 428179 - 427057 l info@nuevoabcrural.com.ar