» Columnistas



Aspectos a considerar en las declaraciones juradas 2018

Puntos más importantes a tener en cuenta, referidos al impuesto a las ganancias.

Por Ricardo A. Fuster. Página sin nombre

En el próximo mes de junio vencerán los plazos de presentación y pago de las declaraciones juradas para personas humanas y sucesiones indivisas por el año fiscal finalizado el 31 de diciembre de 2018, según el cronograma que se indica en el Cuadro Nº 1.

Ese calendario fue establecido de manera permanente por la AFIP, mediante Resolución E/4172, del año 2017 y rige tanto para los vencimientos a partir del año 2018 como para los siguientes, otorgando de esta manera certeza a los contribuyentes sobre las fechas en que deberán cumplir sus obligaciones de presentación y pago. Asimismo, la norma, fija también las fechas de pago de los anticipos para el ejercicio fiscal 2019, que comenzarán a vencer a partir del próximo mes de agosto.

Haremos es esta columna un breve repaso de los puntos más importantes a tener en cuenta, referidos al impuesto a las ganancias.

 

1-    Modificaciones operativas a partir del año 2017

Debemos recordar que la Ley 27.346, de diciembre de 2016, introdujo modificaciones que ya estuvieron operativas para el año fiscal 2017, destacándose a modo de repaso  en cuanto a deducciones, las siguientes:

La deducción  por hijo, hija, hijastro o hijastra queda limitada a menores de 18 años y no puede ser efectuada por ambos progenitores, sino por uno de ellos o por cada uno de ellos en un cincuenta por ciento. (RG AFIP 4286: B.O: 27-07-2018)

Se elimina la deducción por otras cargas de familia.

Se incorpora como deducción el cuarenta por ciento (40%) de las sumas pagadas por el contribuyente, o del causante en el caso de sucesiones indivisas, en concepto de alquileres de inmuebles destinados a su casa habitación, y hasta el límite de la suma previsto para el mínimo no imponible, siempre y cuando el contribuyente o el causante no resulte titular de ningún inmueble, cualquiera sea la proporción.

2-    Modificaciones vigentes a partir de esta liquidación

2.1.- IMPUESTO CEDULAR SOBRE COLOCACIONES DE CAPITAL:

Queda gravada  la ganancia neta de fuente argentina  derivada de resultados en concepto de intereses o la denominación que tuviere, el rendimiento producto de la colocación de capital  o de intereses originados en depósitos a plazo efectuados en instituciones sujetas al régimen de entidades financieras.

Dependiendo de cada inversión, corresponderá la siguiente alícuota:

a) Depósitos bancarios, Títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, Títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores, en moneda nacional sin cláusula de ajuste: cinco por ciento (5%).

b) Depósitos bancarios, Títulos públicos, obligaciones negociables, cuotapartes de fondos comunes de inversión, Títulos de deuda de fideicomisos financieros y contratos similares, bonos y demás valores, en moneda nacional con cláusula de ajuste o en moneda extranjera: quince por ciento (15%).

2.2. - IMPUESTO CEDULAR SOBRE VENTA DE INMUEBLES:

También queda gravada por el impuesto a las ganancias, el resultado por la venta de inmuebles (excepto casa habitación) adquiridos a partir del 1º de enero de 2018, tributándose el 15 % sobre la diferencia entre el precio de venta y el de costo ajustado por IPIM.

2.3. - DISTRIBUCION DE UTILIDADES DE FUENTE ARGENTINA:

Debemos recordar que con anterioridad a la reforma de la ley 27.430, la alícuota del impuesto a las ganancias para las empresas era del 35 %, no tributando los socios o accionistas por los dividendos o utilidades que percibían. No hago referencia al impuesto de igualación para simplificar el análisis.

A partir de la reforma, a los dividendos y utilidades distribuidas, se le aplica una alícuota del 7 % para los dos primeros ejercicios iniciados a partir del 1º de enero de 2018 y del 13 % para los ejercicios iniciados a partir del 1º de enero 2020.

Esta gravabilidad de las utilidades, es simétrica a la reducción del impuesto en las empresas que lo distribuyen, las que pasan del 35 % al 30 % para los dos primeros ejercicios iniciados a partir del 1º de enero de 2018 y al 25 % para los ejercicios que inicien a partir del 1º de enero de 2020.

El Decreto 1170 (B.O: 27-12-2018), establece que los dividendos y utilidades a  considerar “son los que se determinen tomando en consideración los estados contables de publicación (o, en su caso, registros contables), distribuidos con posterioridad al agotamiento del importe equivalente al de las utilidades líquidas y realizadas, reservas de utilidades y primas de emisión, acumuladas al cierre del ejercicio fiscal inmediato anterior al que inicie a partir del 1 de enero de 2018.

El impuesto no resultará aplicable en la medida que los dividendos y utilidades distribuidas correspondan a ganancias impositivas acumuladas al cierre del ejercicio inmediato anterior al iniciado a partir del 1 de enero de 2018 que hubieran tributado a la tasa del treinta y cinco por ciento (35%). Idéntico tratamiento procederá para determinar la procedencia de la alícuota del trece por ciento (13%), en cuyo caso deberán considerarse las ganancias impositivas acumuladas al cierre del ejercicio inmediato anterior al iniciado a partir del 1 de enero de 2020 que hubieren tributado a la tasa mencionada en el párrafo precedente o a la del treinta por ciento (30%).

Veamos mediante un ejemplo, que si se distribuyen resultados, el impacto es el mismo al anterior a la reforma, mientras que en el caso que no haya distribución habrá una efectiva reducción del impuesto (Cuadro Nº 2) Contador P.ublico Nacional E-mail: ricardofuster@live.com.ar.

 


  Noticias Anteriores
  Hacete amigo del Chef
  Se viene el cosechón
  Entre números y surcos
 
NUEVO ABC RURAL SA
Santiago del Estero 856 – Pergamino – Buenos Aires – Argentina
02477-428179 - 427057 info@nuevoabcrural.com.ar Powered by Agrositio.com